Follando con mi suegra un día que estaba cachonda y caliente



Mi suegra Aida 45 años. Como buena suegra se preocupa por hacernos la vida imposible. El problema es que todo lo que tiene de mala lo tiene de sexy. Para su edad se conserva estupendamente. Es rubia tiene unas grandes tetas, labios carnosos y un culo duro con el que he fantaseado en muchas ocasiones mientras disfrutaba follando con la madre de mi mujer.

Nuestra relación ha sido un continuo tormento, acabando muchas veces a gritos e insultos. Sin embargo se que en fondo me aprecia. El domingo por la mañana me llamó pronto y me pidió si podía ir a ayudarle a montar una estantería. Al llegar la noté muy rara, había bebido un poco pero estaba muy sexy con un vestido azul corto y unas media de red. No me dijo ni palabra, me cogió de la mano, se arrodilló y me sacó mi polla del pantalón. Se la metió toda en la boca y comenzó a chuparla desesperadamente.

Aún estaba asimilando la situación, pero mi suegra no paraba de tragarse toda mi polla. Desde la punta hasta el fondo se la metía toda en su boca mientras con su lengua y labios me hacía una buena mamada. Nunca pensé que mi suegra fuera tan caliente, ni que hiciera unas mamadas estupendas. Una vez mi polla estaba bien dura, se puso de pie y agachándose bien dejó todo su culito en pompa. Me pidió que la follara bien fuerte. No desaproveché mi ocasión para cumplir una de mis fantasías.

Había imaginado muchas veces que disfrutaba follando con mi madre política. Pero ahora era realidad, así que comencé a follarla bien duro. En esa posición mi polla entraba toda entera en su coño, mientras la embestía ella gemía y gritaba acariciándose sus enormes tetas. Poco después la puse a cuatro patas, mientras la cogía de las caderas y del pelo y le daba bien fuerte. No podía creerlo, estaba sometiendo a mi suegra mientras ella gemía y me pedía más.

No tardó en subirse encima de mí y empezar a follarme duro mientras cabalgaba encima de mi polla. Sus tetas no paraban de golpearme mi cara y ella mientras se metía mi polla en su coño disfrutaba metiéndose dos dedos en su culito hasta que consiguió correrse. Sus gritos y gemidos de placer eran brutales y mientras ella no dejaba de moverse yo disfrutaba follando con mi suegra. Aún tuve tiempo para bien abierta de piernas penetrarla fuertemente hasta que no pude aguantar más y me corrí en la cara de mi suegra.

Al terminar me dijo que ya me podía ir y que recordara ese día para siempre porque nunca más podría volver a disfrutar follando con ella.

Tags: , , ,

Videos relacionados:

Sitemap | Canalporno.xxx © 2016