Follándome a la novia madurita de nuestro padre



Estábamos mi hermano y yo jugando a la videoconsola en casa de papá, cuando escuchamos que se abría la puerta nos falto tiempo para escondernos. Pues, sabíamos que si la novia de papá nos pillaba nos echaría una bronca. Para ella somos unos vagos que nos pasamos el día perdiendo el tiempo con los videojuegos o en el gimnasio. Como no nos dio tiempo a recoger los trastos, ella enseguida supo lo que estábamos haciendo y no tardo en descubrir a mi hermano Fran escondido detrás del sofá. Lo cogió de un brazo y lo mandó a que le limpiara el coche. A decir verdad, creo que es a Fran al que no traga, pues conmigo de porta bien. Tan bien, que aquel día terminaría follándome a la novia madurita de nuestro padre.

Al principio me siento un poco avergonzando, pero poco a poco voy tomando las riendas del polvo hasta que mi hermano me pilla follándome a la novia madurita de nuestro padre. Prueba de ello es que cunado me descubrió escondido detrás del otro sofá, en lugar de mandarme hacerle algún recado me dijo que mejor me quedase allí con ella. Empezó a decirme lo guapo que era y lo que me debería costar mantener ese cuerpazo y me pidió que me pusiera de pie para que me pudiese ver mejor. Yo estaba cortado y no sabia que hacer, una vez de pie me pidió que me bajase los pantalones pues quería ver mejor mis piernas musculadas.

Cuando tenia los pantalones a la altura de las rodillas, ella inocentemente paso su mano por mi paquete, diciendo que al menos en eso había salido mejor parado que mi padre. Me bajo el bóxer y se metió mi polla en la boca. Yo estaba preocupado porque en cualquier momento nos podrían pillar, pero ella seguía a lo suyo, metiéndose mi polla hasta el fondo de la garganta mientras se iba poniendo dura. Luego, dejando sus enormes pechos al aire, se puso a masturbarme con ellos, y ahí es cuando perdí toda la vergüenza y la obligué a meterse de nuevo mi polla en la boca. No tardo mucho en zafarse de mi pidiéndome por favor que me la follara, mientras, se quitaba el tanguita que llevaba, dejando a la vista un madurito coño depilado.

Hincando una rodilla en le suelo, mi lengua se volvía loca con ese coñito. Pero ella entre gemidos seguía pidiendo que me la follara, y así lo hice, en el sofá favorito de mi padre hasta terminar corriéndome en su enormes pechos.

Tags: , , , , ,

Videos relacionados:

Sitemap | Canalporno.xxx © 2016