Madura follando con su joven y atlético cuñado



Mi marido me tenía descuidada y mi joven cuñado me está proporcionando el sexo que necesitaba. A una señora como yo, le encanta follarse a un joven.

Miguel es el hermano de mi marido, es joven y atlético, como mi marido hace diez años. Está pasando unos días en nuestra casa para buscar trabajo en la ciudad. Mi marido se ha convertido en un viejo que sólo piensa en su trabajo y yo en una aburrida mujer, todo el día en casa muy caliente, a la que su marido no le da los cuidados que necesita.

Miguel ha llegado como un ángel caído del cielo. Me encanta verlo por casa luciendo sus músculos.  Me tiene como una perra en celo y no puedo más. En más de una ocasión me he tocado pensando en su espalda, en sus pectorales, realizándole una felación a su brutal polla y tragándome todo su semen, a lo perrito, dándome por detrás.  No me lo quito de la cabeza, pero, luego bajo de las nubes y la realidad es que un joven como él, no perdería el tiempo conmigo.

Era por la mañana, mi marido acaba de irse a trabajar, Miguel terminó de desayunar y me dijo que iba a ducharse para salir a una entrevista de trabajo, yo caí en que no había toallas y fui a darle una, pero ya se había subido al baño. Recogí unas cuantas y partí tras él. Entré en el cuarto de baño y vi que se estaba duchando, la imagen era un sueño, a través de la cristalera se veía su torso desnudo. Al verlo no aguanté más y tuve que masturbarme, tenía el coño hecho Pepsi-Cola. De repente empecé a escuchar mi nombre, Sandra... Sandra... Sí, Sandra!!! Repetía mi cuñado Miguel. Pensé que lo estaba soñando!!! Pero no, era real!!! Me asomé a ver que pasaba y se estaba masturbando pensando en mi!!! Se dio cuenta y se tapó como pudo, yo disimulé, que vergüenza me entró. Disimulé diciendo que le traía una toalla y él me dijo que gracias... que ya había terminado de ducharse. Cogió la toalla, se tapó la brutal erección y salió encorvado.

Me dijo que me estaba llamando para pedirme una toalla, pero yo sabía que era una excusa. Sabía que al jovenzuelo le gustaba hacerse pajas pensado en su cuñada y eso me gustaba mucho y me ponía muy caliente.

Al escucharle hablar no aguanté más y me abalance sobre sus labios para besarle, el me correspondió y se lo agradecí bajándome a comerle la polla. Me la tragué con ganas, llevaba mucho tiempo sin meterme una polla tan rica. El me lo agradeció realizándome una comida de coño espectacular. A lo que siguió un buen rato de sexo del bueno. Me encantó follar con mi joven cuñado. Tal como están las cosas se que se va a quedar mucho tiempo hasta que encuentre trabajo, cosa que esta madura necesita.

Tags: , , ,

Videos relacionados:

Sitemap | Canalporno.xxx © 2016