Ninfomana adicta al sexo



Me habían hablada maravillas de la recepcionista que llevaba unos meses trabajando en mi empresa. Corría el rumor de que era una ninfomana adicta al sexo y aprovechaba la mínima ocasión para follar.

Me presenté en su despacho y pude comprobar que era una morena madurita que estaba buenísima. Tras una pequeña charla acerca del trabajo, a los pocos minutos estaba agarrada a mi polla chupándola sin parar. Era cierto el rumor, era una auténtica viciosa.

Escondidos entre las cajas se sentó y con sus piernas bien abiertas empecé a lamerle su coñito que rebosaba flujos. Estaba excitadísima y después de una buena comida ya estaba preparada con el culito en pompa pidiéndome que me la follara.

Con sus enormes tetas fuera del sujetador y sus pezones en punta, la cojí por detrás de las caderas y la penetré mientras no paraba de gemir y de pedirme más. Me pedía que se la metiera más fuerte sin dejar de acariciarse su clítoris.

Al rato se dió la vuelta y espatarrándose bien me pidió que la siguiera follando sin parar mientras sus tetas no paraban de moverse, ahora la tenía frenta a mí sin parar de gritar y gemir. Su cara era puro vicio y su coño no dejaba de soltar flujos vaginales. Se había corrido ya un par de veces pero aún quería más. Me confesó que era una adicta al sexo, y necesitaba follar todos los días hasta tres y cuatro veces.

De repente, se sentó encima de mí y me pidió que le follara su culito. Se la metí por su ano y no dejo de moverse como una loca, ya había perdido la cuenta de sus orgasmos pero el mío ya estaba a punto de llegar. Así que la cogí por detrás sin dejar de metérsela por su culito hasta que al final descargué toda mi corrida dentro de su culito. Mientras tanto ella se metía los deditos en su culo buscando un poco de semen para llevárselo a la boca.
Tags: , , ,

Videos relacionados:

Sitemap | Canalporno.xxx © 2016