Polla gorda follando un coño estrecho



Me encanta follar coños estrechos. Tengo una buena polla gorda y es una maravillar notar cuando me follo un coño estrechito su roce. Sentir como aprieta mi polla al penetrarlo. Mi último ligue fue una rubia madurita de unos treinta y pocos años. Quedamos para enseñarle un piso que tenía en venta del que estaba interesada. Llevaba una minifalda vaquera que dejaba ver casi todo su culito y unos zapatos de tacón que resaltaban sus preciosas piernas largas. Esa misma tarde acabé follando con ella en el piso.Para su edad tenía un coño madurito muy estrecho, parecía el de una jovencita virgen.

Empezó a acariciarme mi paquete, estaba muy duro mientras me sobaba mi polla le levanté la minifalda para dejar al aire un precioso culo redondo y duro que llevaba un minitanga blanco. Era una maravilla de culito y tenía muchas ganas de follármela. Me sacó mi polla y al ver su tamaño sonrió, estaba alucinada y quería chuparla toda entera, era tan grande que casi no le cabía en su boca pero ella se esforzaba por tragarse toda mi polla mientras chupaba sin parar.

La tumbé y le abrí bien sus piernas para lamer su sexo. Estaba muy mojado y mientras chupaba le metí un par de dedos en su coño estrecho para ir preparando el camino. Tenía ganas de disfrutar con mi polla gorda follando un coño prieto como el suyo, así que no tardé en ponerla a cuatro patas y darle duro por detrás. Me costó metérsela pero una vez dentro no paré de follarla fuerte cogiéndola de las caderas.

Ella gemía sin parar pidiéndome más, nunca antes había tenido dentro de su coño una polla tan grande y estaba disfrutando tanto que se montó encima de mí sin parar de cabalgar sobre mi polla. Una polla gorda como la mía la hacía disfrutar tanto que no paraba de masturbarse su clítoris mientras cabalgaba sin parar.

Ya a punto de correrse se tumbó en el sofá y abrió sus piernas bien para que la follara hasta el fondo. Enseguida se corrió, sus gritos de placer me animaron a seguir dándole bien duro. Su orgasmo y las contracciones de su coño hicieron que me costara aún más penetrarla, su coñito apretaba y era una maravilla notar su roce en mi polla. Una polla gorda follando un coño prieto mientras se corría, sus gritos de placer me excitaron tanto que no tardé en sacar mi polla de su coño y correrme en su boca mientras ella chupaba y tragaba todo mi semen.

Fue una delicia de polvo con un coño  de una rubia madurita que parecía que era virgen. En un par de día cerré la venta del piso y quedamos para celebrar de nuevo un buen acuerdo.

Tags: , , , ,

Videos relacionados:

Sitemap | Canalporno.xxx © 2016