El relato porno de como desvirgué a mi prima una tarde de verano



Este relato porno es real. Corría el verano del 96 yo tenía 19 años y todos los veranos iba a veranear al apartamento de la playa de mis tíos. Todos los veranos desde que tenía doce años hasta ese verano que fue el último. Mi prima Lorena tenía 18 años y habíamos veraneado juntos desde pequeños, nunca me había fijado en ella, sobre todo porque a esas edades sólo piensas en coches, fútbol y amigos. Pero desde los 15 años comencé a masturbarme pensando sólo en ella. Lorena era mi amor platónico. Me sabía de memoria su precioso cuerpo, había pasado tardes enteras espiándola. A todas horas, en la ducha, en su habitación. Hasta alguna vez conseguí verla como se masturbaba.

Yo era súper tímido, en cambio ella era más sueltecita, enseguida tenía amigos y muchos ligues. Le encantaba tontear y salir con sus amigas de ligue. Había tenido muchos novios pero yo sabía que perro mordedor poco ladrador. Sabía uno de sus mejores secretos, su mejor amiga Cintya me confesó una noche que iba bastante bebida que mi prima era virgen y que estaba loca por probar una buena polla, pero que ella quería que fuera algo especial. No con el primero que se cruzara.

Esa confesión me volvió loco, pasaba todos los días fantaseando con mi prima. Imaginándome lo maravilloso que sería desflorar su precioso coñito estrecho y húmedo.  Lorena es una preciosa castaña de pelo largo y rizado. Tiene un cuerpo lleno de curvas, caderas anchas con un precioso culo respingón y unos pechos redondos naturales con unos pezones pequeños.

Pasaban los días de verano. Monótonos, de la piscina a la playa, por la tarde arreglarse un poco y salir de cena y de disco. Todos los días igual hasta que una noche mi prima apareció en casa a las nueve de la mañana y borracha como una cuba. La bronca y los gritos de mis tíos se escucharon en toda la urbanización. El resultado fue que mi prima pasaría el resto de verano castigada. A partir de las 7 de la tarde no podía salir de casa. Esa fue la excusa perfecta para estrechar lazos con mi prima.

Asumí su castigo como si fuera mío y cada tarde la pasaba en casa con mi prima. Películas de vídeo, videoconsola, revistas de moda todo lo necesario para hacer más llevadero su castigo. Mi prima estaba encantada conmigo. Esa misma noche mis tíos salieron, estábamos sólos y mi prima llevaba un buen rato en su habitación encerrada. Entre sin avisar, una manía que a ella le desesperaba, y la encontré tumbada en la cama con unas braguitas rosas y la falda por la cintura. La pillé acariciándose su sexo. Me quedé parado unos segundos estaba preciosa. Me armé de valor y me senté junto a ella. Sabía que estaba cachonda y no iba a desaprovechar la ocasión.

Ella sonrió, se me acercó y me besó en la boca. Un beso corto pero intenso. Tenía un tirante caído así que aproveché para acariciarle su cuello y poco a poco bajárselo dejando su pecho al aire. Era muy suave, redondo y de tamaño perfecto para chuparlo y morderlo. Se lo chupé y lamí un poco mientras lo acariciaba. Le devolví su beso en la boca. Un beso más largo y húmedo mientras Lorena se tumbaba. Tenía sus braguitas mojadas, se las aparté y comencé a chupar y lamer su coño. Estaba mojado y caliente Lorena gemía y jadeaba sin parar mientras mi lengua jugaba con su clítoris. Le metí un dedo en su coño para seguir masturbándola mientras ella cerraba los ojos y no paraba de gemir.

Tenía una brutal erección, mi polla a punto de estallar en los calzoncillos y Lorena se dio cuenta. Mientras me besaba acariciaba mi paquete, no tardó en sacármela y llevársela a su boca. Mi prima era virgen, su coñito todavía no había sido penetrado pero ella no era la primera vez que chupaba una polla. Me hizo una mamada increíble. Le pedí que parara que si seguía así me iba a correr, sonriendo se montó encima de mí y se llevó mi polla a su coño. Me confesó que era virgen y me pidió que fuera despacio que le dejara a ella llevar el ritmo. Asentí y me tumbé para gozar, sentir como mi polla entraba en su coño virgen y estrecho era una delicia. Su roce era intenso y le costó un poco meterse mi polla.

Una vez dentro no paraba de cabalgar encima de mí, jadeaba sin parar. No se había quitado ni el tanguita, sólo se lo había apartado lo justo para follarme. Nos fuimos animando poco a poco. Se puso a cuatro patas y cogiéndola de las caderas la penetraba sin parar. No tardó en correrse, mientras la follaba con sus piernas en mis hombros bien espatarrada comenzó a gemir y gritar. Me pedía que siguiera que se estaba corriendo, que no parara que quería sentir toda mi polla en su coñito estrecho mientras se contraía.

La saqué y me corrí en su barriga, con mi polla borboteando aún semen se la llevo a su boca para chupar y tragar todo mi semen caliente.  En ese momento escuchamos la puertas. Eran mis tíos nos vestimos corriendo y nos pusimos a ver la tele.

Fue una maravillosa tarde de verano en la que mi prima probó una polla por primera vez. Pasamos el resto del castigo follando sin parar.

Tags: , , , , ,

Videos relacionados:

Sitemap | Canalporno.xxx © 2016