Relato porno: Sexo con una alumna de la facultad



Desde el primer día que ví a Natalia en la facultad supe que tarde o temprano acabríamos practicando sexo en mi despacho de la universidad. La tuve todo el curso de primero de carrera sentada en primera fila.

No fallaba a ninguna de mis clases, le encantaba ponerse su faldita de colegiala por las rodillas y mientras explicaba se las ingeniaba siempre para acabar enseñándome sus braguitas. Ella sabía que no le quitaba ojo, sabía que me ponía muy cachondo y disfrutaba haciéndome sufrir.

Pero lo que no esperaba es que soportora todo un curso entero sin sucumbir a sus encantos y provocaciones. El jueguecito se le volvió en su contra. Nunca fallaba a ninguna tutoría y siempre intentaba seducirme. La verdad es que congeniamos muy bien. Ella era muy guapa, preciosa, sexy y muy buena estudiante.

Volviendo a su juego de seducción, no esperaba mi reacción. De repente comencé a asistir a clase con vaqueros más ceñidos, camisetas cortas dejando a la vista mis brazos musculados. También me permitía el lujo de tontear y flirtear con las alumnas, mientras observaba a Natalia y le sonreía pícaramente. Los celos se la comían.

Al principio de segundo curso decidí dar el paso, en una tutoría, estaba realizando un examen atrasado de anatomía. No tenía ni idea, de las preguntas así que le propuse hacer el exámen práctico.

Su sonrisa pícara y sus labios humedecidosme indicaban que le encantó la idea. Llevaba una minifalda cortísima, un top ajuatado a sus pequeñas tetas y unas medias largas. No tardé en tenerla arrodillada mientras me chupaba toda mi polla. La tenía muy flácida yse esforzaba por chuparla bien y notar como se me iba empalmando dentro de su boca húmeda y caliente.

Me hizo una buena mamada, de rodillas con las piernas bien abiertas mientras se acariciaba su sexo. La senté sobre la mesa y le abrí bien su coño para chuparlo. Estaba muy mojado y caliente y tenía su clítoris duro a punto de estallar. Le daba lenguetazos sin parar y ella no paraba de gemir y acariciarse sus pezones. Entre gemidos me pedía que me la follara, que estaba ansiosa por sentir toda mi polla dentro de su coño mojado.

La penetre suavemente, bien espatarrada disfrute follándome su coñito húmedo y estrecho. Era una maravilla notar el roce de su sexo mientras cada vez la follaba más fuerte.

Follamos de forma salvaje, poco a poco nos fuimos calentando. La puse apoyada sobre la mesa mientras la follaba por detrás sujetándola de las caderas para que notara como le metía toda mi polla. Ella no paraba de gritar y gemir. Se montó encima de mi polla y me folló hasta correrse. Mientras cabalgaba encima de mí se masturbaba sin parar hasta que se corrió.

Yo ya estaba a punto y no tardé en correrme en su boca mientras tragaba y chupaba todo mi semen.

Natalia se convirtió en mi amante, ese año follábamos casi a diario. Y hasta que se licenció, en quinto de carrera todavía nos dió tiempo e pegar unbuen polvo de despedida. Natalia se convirtió en mi jovencita obsesión. Una joven caliente y fogosa con la que disfrutaba en mis clases de la facultad.

Tags: , , , ,

Videos relacionados:

Sitemap | Canalporno.xxx © 2016