Posts Tagged ‘comida de coño’

Mi hermanita quiere que la desvirgue cuando estamos a solas

26-06-2013
Mi hermanita quiere que la desvirgue cuando estamos a solas

Mi hermanita quiere que la desvirgue cuando estamos a solas

Estábamos de vacaciones en la costa, en el apartamento de nuestros padres. Mi hermana y yo siempre habíamos dormido en un sofá cama en el salón, y aunque ya no éramos unos críos no teníamos problema en compartir un espacio tan justo. Pero aquella tarde todo cambió. Estamos haciendo el holgazán mientras nuestros padres estaban en la playa, yo no pude evitar fijarme en que ella era toda una mujer. Involuntariamente una de mis manos se fue a uno de sus pechos. Ella la interceptó, y cuando pensaba que la había liado y gorda me entero que mi hermana quería que la desvirgue.

Nuestra ropa volaba por los aires, mientras yo levantaba bien sus piernas dejando su coñito virgen a la altura de mi boca. Me puse a lamer mientras ella gemía y le temblaban las piernas, en algún momento me pareció ver como se le escapaba alguna lagrima. Pero después de secárselas con el dorso de la mano, se arrodilló y se introdujo mi polla bien dura en su boquita inexperta. La chupaba con lujuria e inexperiencia, consiguiendo que se me pusiera más dura y me excitara más.

Mi hermanita quiere que la desvirgue. Y cuando lo hago, en lugar de mimos y delicadeza me pide que la folle duro. Para mi sorpresa, aunque no me deja correrme dentro, se traga enterita mi corrida.
Nuestros corazones iban a mil por hora, y nuestra respiración era agitada. Con toda la delicadeza del mundo, la coloqué en un posición en la que la pudiera penetrar sin causarle la más mínima molestia. Mientras se la iba metiendo le acariciaba sus pequeños pechos. Pero ella apartó mi mano y me pidió que la follara más duro. No tuve remedio que meterle más caña, pero seguía pareciendo insuficiente para ella. Termino subiéndose encima mío y cabalgándome. Me pidió que no me corriera dentro, así que le saqué la polla y empecé a masturbarme con ganas a la vez que ella lamia mis testículos. Cuando notó que me iba a correr, se metió mi capullo en la boca y se tragó mi corrida.

(más…)

Madurita con ganas de polla pide que la rellenen de leche

24-06-2013
Madurita con ganas de polla pide que la rellenen de leche

Madurita con ganas de polla pide que la rellenen de leche

Alicia es una madurita con ganas de polla. Después de un largo viaje de negocios ha llegado a casa y se ha encontrado a su maridito durmiendo a pierna suelta en el dormitorio. Muy despacito y gateando sobre la cama se ha ido acercando a él, mientras lo despertaba con una voz de lo más sensual.

Él la ha recibido con un largo beso con lengua, y en cuestión de segundos ya estaba encima de ella quitándose la ropa e intentando desnudarla, mientras su labios recorrían todo su cuerpo. Superados lo problemas técnicos con la lencería de Alicia, él se ha dedicado a lamer su húmedo coñito por encima de las braguitas. Cuando su lengua ha conseguido hacerlas a un lado, le introducido un dedito consiguiendo que Alicia se estremeciera de placer.

Esta madura con ganas de polla lleva muchos días fuera de casa y no le importa arrancar a su marido de los brazos de Morfeo para que se la folle y le rellene su chochito madurito con su más que abundante corrida. Dejándola agotada por el esfuerzo y con un coño rebosante de leche.

Más tarde ha llegado el momento de que Alicia liberase la polla de su pareja, y en cuanto la ha visto aparecer de debajo de la ropa se la ha introducido en boca comenzando una lenta mamada. No sin esfuerzo ha conseguido metérsela entera en la boca, pero luego ha preferido recorrerla entera de arriba a bajo con su lengua. Al notar que aquel miembro estaba ya en su máximo esplendor, se ha puesto cómoda para recibirlo en su interior. Su compañero se la ha follado desde atrás poniéndola a cuatro patas, hasta terminar corriéndose en el interior de esta madurita con ganas de polla rellenándola de leche. El viaje había sido largo, pero la espera mereció la pena.

(más…)

Estrenando juguetes eróticos entre amigas lesbianas

21-06-2013
Estrenando juguetes eróticos entre amigas lesbianas

Estrenando juguetes eróticos entre amigas lesbianas

Cuando entro en un sex-shop, no puedo evitar excitarme mientras me imagino estrenando juguetes eróticos con mi amiga del alma una rubia pechugona con la que disfruto de largas sesiones de sexo. Aunque hay quien nos trata de maduritas degeneradas, en el fondo somos dos jovencitas, al menos de espíritu, que disfrutan dándose placer la una a la otra.

De mi amiga me encantan sus enormes pechos, más grandes que los míos. Sobre todo sobarlos y saborearlos. También me gusta su coñito, suave, recién rasurado. Notar como se estremece cuando le paso la lengua y darle a probar sus propios jugos.

Cuando saco el nuevo juguetito y me pongo a masturbarla, ella empieza a gemir y a retorcerse de gusto. Parece que le ha gustado el regalito, y me lo agradece comiéndome ella ahora el coño y probando a introducir algún dedito. De repente y cuando estoy en pleno éxtasis masturbatorio, me introduce un nuevo dildo pillándome totalmente desprevenida y haciendo que mis piernas empiecen a temblar. El orgasmo esta cerca, lo noto. Pero aun nos queda un buen rato para jugar y disfrutar de nuestro chochitos.

Me gusta sorprender a mi amiga estrenando nuevos juguetes eróticos. Somos dos lesbianas que ya van teniendo edad para saber perfectamente como les gusta que les hagan una buena comida de coño como masturbarnos para alcanzar un orgasmo más intenso.

Ella cruza sus piernas por encima de mi cabeza, ahora podemos comernos mutuamente el coño, masturbarnos e incluso seguir metiéndonos los deditos. A continuación ponemos en marcha los vibradores y jugamos a estimular nuestro clítoris. Un nuevo orgasmo se acerca. Aceleramos el ritmo, y casi a l vez nos dejamos caer exhaustas sobre el sofá. Nuestras bocas se juntan y nuestras lenguas se cruzan. Poco a poco nos vamos recuperando y nos relajamos después de una divertida tarde de sexo entre amigas.

(más…)

Me follo a una jovencita morena en una tarde de verano

18-06-2013
Me follo a una jovencita morena en una tarde de verano

Me follo a una jovencita morena en una tarde de verano

Las eternas tardes verano se pasan en un suspiro cuando me follo a una jovencita morena. Son mi obsesión. Sus cuerpos casi virginales, su mirada inocente, su piel tersa y sin una sola arruga. Me siento como si estuviera profanando lo más sagrado. Pero ellas, en ocasiones disfrutan más que yo.

La otra tarde vino Jessica a por su ración de polla. Me la llevé a la habitación para estar más cómodos y antes de llegar a la cama ya me había desabrochado los pantalones y había capturado mi polla. “En ocasiones pienso que la quieres más a ella que a mi”, le dije en broma. Mientras, ella se subía a la cama quitándose la ropa.

Me follo a una jovencita morena que viene desesperada a casa buscando que le rellene su coñito con mi polla y le dé de merendar un buen vaso de leche calentita. Antes de que pudiera librarme de su horrible tanguita rosa ya tenia su coñito en mi boca y mi polla en la suya haciendo un sesenta y nueve brutal, mientras, notaba chocar sus tetas en mis abdominales.

Cuando me zafé de ella, antes de que me arrancara la polla o me asfixiase con su muslos la coloqué boca arriba bien abierta de piernas y le di lo que había venido buscando, una buena polla que aplacase su furor uterino. La estuve follando bien duro mientras mis manos masajeaban, apretaban y pellizcaban sus pechos. Ella en ningún momento opuso resistencia, estaba totalmente entregada y no paraba de gemir. Mientras mi polla entraba y salía a un ritmo infernal de su coñito ella no parecía tener suficiente y se masturbaba como una loca. Hasta que al final, totalmente calmada y sumisa, esperó paciente mente a que de mi polla saliese la leche que recibió como merienda aquella tarde mi pequeña joven morena.

(más…)

Desvirgo a mi sobrinita y la convierto en nínfomana

17-06-2013
Desvirgo a mi sobrinita y la convierto en nínfomana

Desvirgo a mi sobrinita y la convierto en nínfomana

Mi sobrina había venido a pasar unos días a casa mientras arreglaba los papeles para la universidad. He de reconocer que siempre ha sido mi ojito derecho y que ahora que era toda una mujer se había convertido en objeto de todas mis fantasías sexuales. La otra tarde, me estaba contando los planes que tenia para el próximo año, y todas las advertencias que le había dado su padre. Que no se fiara de los chicos, que la engañarían únicamente para tener sexo con ella y cosas así. Le dije que su padre podía estar tranquilo, que nada le pasaría, sobre todo, si soy yo el que desvirgo a mi sobrinita del alma.

Pude sentir como la lujuria se encendía en sus ojos, y quitándole de las manos el móvil, empecé a besarle en el cuello. Le pedí que se recostara en el sofá bien abierta de piernas, y colocando mi cabeza entre ellas me puse a lamer su virginal coñito.

Mi hermano me envía a su joven hija universitaria para que cuide de ella. El primer día desvirgo a mi sobrinita, dejándole bien claro que no hace falta que busque ningúna polla fuera de casa.

Me arranqué la ropa y ante mi sobrina apareció mi polla que ya estaba bien dura. Ella intuyó lo que tenia que hacer y arrodillándose se la metió en la boca. A ratos lamia mi capullo, a ratos se metía mis huevos en la boca, pero en ningún momento dejó de masturbarme.

Le quité el vestidito que llevaba, y subiéndola encima de mi empecé a follármela. Lagrimas de felicidad corrían por sus mejillas, y cuando intentó hablar junté los labios con los míos. La niña tenia mucho vicio, y mientas mi polla estaba alojada en su vagina ella se metía hasta tres deditos por el culo. Luego intentó lo que no había podido conseguir antes, tragarse mi polla hasta los huevos, aguantando las arcadas. Cuando trató de recuperar el aliento, me la subí de nuevo encima y volví a follármela sacándosela justo a tiempo de que viera brotar la corrida de mi polla.

(más…)

La profesora me desvirgó después de clase

14-06-2013
La profesora me desvirgó después de clase

La profesora me desvirgó después de clase

Era el último día de clase, la profesora me había pedido que me quedase al terminar las clases porque quiera hablar conmigo. Me dijo que me notaba como ausente, que no prestaba atención y que si no cambiaba de actitud iba atener muy difícil acabar los estudios. Yo me arme de valor y le dije que en realidad estaba enamorado, pero que no era un amor correspondido, porque nunca iba a poder estar con ella, a pesar de compartir unas cuantas horas todos los días. La profesora, que no es tonta, comprendió la situación. Me dijo que no era la primera vez que le pasaba algo parecido y a continuación la profesora me desvirgó.

Me desabrochó los pantalones y dejo mi polla al aire, la tenia bien dura, y sin pensárselo dos veces la engulló. Cuando estaba en su máximo esplendor, se desabrochó el escote y me empezó a masturbar entre sus enormes pechos. Estaba ansioso por follármela. No sabia donde poner las manos ni como empezar. Así que temple un poco los nervios y arremangándole el vestido, y situando me cabeza entre sus piernas me puse a lamerle ese coñito depilado que tenia.

La profesora me desvirgó después de confesarle que era el motivo de mis desvelos. La senté sobre el escritorio en el que corregía los exámenes y me dispuse a penetrarla. Ella no paraba de gemir, pedía que le diera más caña. Así que se volvió a meter mi polla en la boca, luego me pidió que me sentase en su silla y se subió encima, metiéndose mi polla hasta el fondo. Me estuvo cabalgando un buen rato, y cuando le dije que quería correrme es un boquita se arrodillo y esperó a que brotara la leche de mi polla como una niña buena. No se si aprobaría aquel curso, pero mi virginidad ya era historia.

(más…)

Follando con la viciosa de mi novia después de un largo viaje

12-06-2013
Follando con la viciosa de mi novia después de un largo viaje

Follando con la viciosa de mi novia después de un largo viaje

Después de un largo viaje, por fin estaba de vuelta a casa. Siempre era un placer regresar, pero cuando tengo expectativas de estar toda la tarde follando con la viciosa de mi novia más aun. Llevaba todo el camino empalmado y con dolor de huevos. Pero todo lo compensó cuando al entrar en mi casa, ella me estaba esperando sobre el banco de la cocina comiéndose con lujuria una manzana.

La muy puta estaba sentada sobre el mármol sin las bragas notando el frescor directamente bajo su coñito. Me fui directamente a probar el sabor de su boca, que, Como era evidente sabia a manzana. Recorrí con mi lengua todo su cuerpo, mientras ella se iba desnudando y me iba desnudando a mi.

Follando con la salida de mi novia, después de estar unos días ausente por motivos de trabajo. Al llegar la veo medio desnuda sobre el banco de la cocina y no necesité nada más para terminar de encenderme.

Cuando agarró mi polla ya bien dura empezó a masturbarme, y me costó que la soltara para que pudiese acercar mi lengua a su coñito. Sobre el mismo banco de la cocina estuve saboreando su rico néctar mientras mis manos acariciaban sus pechos u pellizcaban sus pezones. Luego fue ella la que se arrodilló delante mía y empezó a lamer mi polla como lo hace una niña con un caramelo.

Al notar como esos ojos llenos de vicio me miraban mientas mi polla estaba en su boca, la hice levantar, la subí en una silla, y me puse a follármela por detrás. Ella hacia equilibrios sobre la silla para no caerse, pues mis embestidas eran cada vez más fuertes. Luego me senté yo el la silla y ella me cabalgó hasta que me la terminé follando justo donde habíamos empezado, sobre el frio mármol del banco de la cocina. Cuando note que me iba a correr, la saqué de su interior y me corrí sobre mi novia.

(más…)

Corriéndome es su cara después de follármela

11-06-2013
Corriéndome es su cara después de follármela

Corriéndome es su cara después de follármela

Cuando llegué a casa Vanessa estaba en el sofá, durmiendo con los cascos puestos y masturbándose en sueños. Seguro que no estaba soñando conmigo, pero era una oportunidad que tenia para follármela terminar corriéndome en su cara.

Le aparté la mano que tenia en su entre pierna, y empecé comiéndole el coñito. Mi lengua estaba consiguiendo arrancar suspiros de placer de su boca. Su respiración se agitaba y ella se movía torpemente, medio aturdida, en un estado en el que no podía distinguir el sueño de la realidad.

Su cuerpo temblaba, se deshizo de los cascos y mientras mi lengua seguía jugando con su clítoris, ella se pellizcaba los pezones con fuera. Cuando consiguió espabilarse, se incorporó y con un poco de esfuerzo consiguió bajarme los pantalones, buscado mi polla con avidez. Se la metió en la boca y inicio una apoteósica mamada.

Ahora era mi cuerpo el que se estremecía, pero quería follármela antes de correrme. Así que como pude la terminé de desnudar, y sacándole mi polla de la boca nos tumbamos en el sofá, y se la metí mientras la masturbaba. Se la saqué por un instante para volver a comerle el coñito y sin demora me la follé de nuevo. Había estado gimiendo desde el principio, pero estos gemidos eran diferentes, me hacían sentir poderoso, y eso me excitaba más. Me senté en el sofá y ella me cabalgó como si le fuese la vida en ello. Le encantaba que le metiera la polla de un golpe, de sus ojos brotaban lagrimas de dolor y de placer. La puse a cuatro patas, y hundí mi cara en su culito, mi lengua acariciaba de nuevo su coñito y continué follándomela con energía.

Aquel polvo se estaba volviendo agotador, y no pude resistir mucho más hasta que termine corriéndome en su cara.

(más…)

Adicta al sexo anal follando con un desconocido

04-06-2013
Adicta al sexo anal follando con un desconocido

Adicta al sexo anal follando con un desconocido

Aquella tarde, cunado salí del curro y me fui a merendar a la terraza de un céntrico bar, pasó por delante de mi una jovencita culona despampanante. Se sentó a un par de mesas de distancia de mi y se puso a mirarme de forma lasciva. Mi imaginación echo a volar, aquella joven podría ser perfectamente una adicta al sexo anal, que ha salido a cazar a un macho que le llene el culo de polla. De repente, saliendo de mi ensoñación, comprobé que aquella morenaza se había sentado junto a mi, sin decir nada me dejó una tarjeta de visita y se marchó.

Una joven morena y adicta al sexo anal encuentra al hombre que esta dispuesto a hacerla gemir como una loca mientras se folla su enrome culazo.

No podía ser verdad, a penas una hora más tarde estábamos los dos desnudos sobre la cama de su habitación. Con mi mano yo le acariciaba las piernas, mientras ella se masturbaba y no paraba de gemir. No pude resistir durante mucho tiempo a aquel espectáculo, y me ofrecí a comerle el coñito bien depilado. Los gemidos seguían saliendo de su boca, mientras con una mano no paraba de acariciarse un pezón.

Ahora era a ella a la que le tocaba comerse mi polla. Primero se entretuvo jugando con sus uñitas en mi glande, mi cuerpo convulsionaba de placer. Después me dejó masturbarme con sus enormes pechos. Para finalmente tragarse mi sable, dejándolo bien lubricadito y listo para follarme su culazo. Mi polla entraba y salía sin ninguna resistencia, tenia el culito bien dilatado. Mientras me la follaba ella no paraba de masturbarse. Los gemidos eran ya gritos. Y viendo botar una y otra vez sus grandes tetas, no pude resistirme a sacarle la polla de dentro y soltar mi corrida sobre ellas.

(más…)

Pillé a mi madrastra masturbándose y me la follé

31-05-2013
Pillé a mi madrastra masturbándose y me la follé

Pillé a mi madrastra masturbándose y me la follé

Aquella mañana la mujer de mi padre se había levantado extraña. Mientras desayunaba para irme a clase pudo comprobar que tenia prisa porque me marchase y la dejase sola en casa. ¿Le estaría poniendo los cuernos a papá?. Algo tramaba y estaba dispuesto a descubrirlo. Entrando de nuevo por la puerta del jardín pude escuchar gemidos procedentes del piso de arriba. Mis sospechas se estaban confirmando. Cuando entré en su habitación pillé a mi madrastra masturbándose.

En la habitación no había ni rastro de ninguna presencia masculina. Mi madrasta estaba de espaldas y no podía verme. Yo, petrificado no podía apartar la vista de aquella madurita mientras se estaba dando placer. La muy guarra se pellizcaba los pezones con una mano a la vez que con la otra se acariciaba su coñito madurito. Algo empezaba a despertar en mis pantalones. Me acerqué sigiloso hasta la cama y empecé a acariciar su cabello. Baje hasta sus hombres y ante su falta de reacción me atreví a estirar el brazo y rozar suavemente uno de sus pechos.

Pillé a mi madrastra masturbándose y no tuve que insistirle mucho para que me dejase follármela. Un hombre de verdad estaría ya comiéndome le coño me dijo. Pero debió pensar que era mi padre, pues cuando vio mi cara noté que la suya cambiaba de color, no le salían la palabras y trataba de cubrir su cuerpo. Le dije que estuviera tranquila que procuraría estar a la altura. Ella observaba como le terminaba de quitar las braguitas y sin saber bien que hacer fue relajando sus piernas a la vez que yo empezaba a comerle el coño.

Empezó a gemir de nuevo, momento que aproveché para quitarme la ropa y cuando estaba apunto de meterle mi polla hasta el fondo, ella la cogió con sus manos y escurriéndose sobre las sabanas la dejo a la altura de su boca y no dudo en hacerme una mamada. Podía haber seguido así toda la vida, pero yo deseaba follármela ya y que probase la leche del joven hijo de su marido.

(más…)

Sitemap | Canalporno.xxx © 2017