Posts Tagged ‘mamada en público’

La camarera me mete mano delante de mi novia

06-09-2013
La camarera me mete mano delante de mi novia

La camarera me mete mano delante de mi novia

Una camarera me hace una mamada en un café, después de meterme mano delante de mi novia. Ella se marcho enfadada, yo me quedé a follar a la camarera.

Aquella tarde había salido a merendar con mi novia a uno de los cafés más frecuentados de la ciudad. Este era famoso por sus batido y por sus sándwiches. Aquella tarde había poca gente en el local, y mi novia y yo nos sentamos en una de las mejores mesas.

Mi novia es una preciosa rubia con unas tetas de infarto, a la que le gusta salir a la calle sin ropa interior. A mi se me pone dura solamente de ver como los tíos la miran y se dan cuenta de que no lleva nada debajo de sus vestidos que lo trasparentan todos.

Ya habíamos pedido un batido de chocolate cada uno, cuando la torpe de la camarera derramo parte del contenido del mío sobre mi entrepierna. Pese a ser una mujer madura, aparentaba tener poca experiencia en el sector de la hostelería. Preocupada por lo que acababa de suceder, cogió un par de servilletas del servilletero de la mesa de al lado y se dispuso a limpiar su estropicio.

Sus manos se posaron delicadamente sobre mis vaqueros, y mi polla empezó a responder a aquellas leves caricias. Cada vez se demoraba más en limpiar aquella mancha, y cada vez tenia mi polla más dura. Mi novia se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, más por la cara de placer que yo estaba poniendo que por lo que pudiese ver que estaba sucediendo debajo de la mesa. Increpó a la camarera por su actitud tan descarada, a lo que esta le contestó que solo hacia su trabajo. Mi error fue darle la razón a la camarera. Pero en aquella situación me tenia agarrado por los huevos y, ¿porque no decirlo?, me estaba gustando.

Mi novia se levantó y se marchó enfadada del local después de mandarme a la mierda. Esta noche tendríamos que echar un polvo de reconciliación, pero ahora estaba más preocupado por hasta donde podía llegar la madurita que me estaba sobando el paquete.

Instintivamente me lancé a comerle la boca, mientras ella liberaba la presión de mi polla. Me baje los pantalones, y de pie en medio del bar, se puso a masturbarme. Estaba tan excitado que podía haberme corrido allí mismo. Pero aquella señora me tenia preparado algo mejor.

Se introdujo mi polla en la boca, haciéndome una mamada profunda. Mi glande golpeaba su campanilla, y sus labios mis pelotas. Nos habíamos quedado solos, pues los demás clientes habían aprovechado la distracción de la camarera para irse sin pagar. Pero ya me iba a encargar yo de darle su merecido a esta rubia cuarentona.

Estuvo un rato alternando las mamadas con masturbaciones. Después, hicimos a un lado la mesa en la que habíamos estado merendando mi novia y yo, y sentado sobre el sofá, se subió encima mío, sin ni siquiera quitarse el uniforme. Hizo a un lado sus braguitas y se fue metiendo ella solita mi larga polla hasta el fondo. Estuvo cabalgándome despacito, mientas mi polla se endurecía hasta casi reventar desesperado por darle más caña. Mi oportunidad llegó cuando me ofreció su culito poniéndolo en pompa. La zorra de mi novia, no tiene problema en enseñar carne delante de todo el mundo, pero nunca me había dejado follarle el culo.

Era una sensación extraña. Podía notar como su esfínter se contraía sobre mi polla, acercándome de nuevo peligrosamente hasta el orgasmo. Poco a poco se fue dilatando hasta entre mi trozo de carne le entraba y salía sin que opusiera ninguna resistencia. De repente, note como me fallaron las fuerzas, me temblaron las piernas y mis testículos se elevaron anunciando tan deseada corrida. Ella fue más rápida, se sacó mi polla de su interior, se arrodilló delante de mí y recibió mi leche calentita directamente en la boca.

(más…)

Sitemap | Canalporno.xxx © 2016