Un polvo inesperado



Me llamo Lucas y trabajo en mantenimiento de edificios. Llevos pocos meses y mis compañeros ya me habían avisado de que tuviera cuidado con las mujeres. Ya que al llevar uniforme de trabajo, realizar obras en casas... somos un gremio muy cotizado por las mujeres, debido a las fantasías sexuales que despertamos en ellas. Yo era un poco incrédulo, pero el domingo por la mañana estaba arreglando las plantas en un balcón y de repente ví a una joven pelirroja, preciosa, masturbándose mientras me espiaba. Entré en su habitación y fuí directo a comerle su coñito pelirrojo que estaba muy húmedo y caliente de lo cachonda que estaba Ainhoa. Después se arrodilló, me sacó mi polla y empezó a chupármela entera, se la metía toda hasta dentro y con sus labios y lengua recorría mi polla. Después la subí a la cómoda y con las piernas bien abiertas, que dejaban todo su coño para mí se la metí toda entera mientras ella no paraba de gemir y gritar de placer. Follamos durante 20 minutos sin parar hasta que ella se corrió, sus gritos y gemidos eran escándalosos. Tuvo un par de orgasmos seguidos, yo ya a punto de correrme me masturbé hasta que me corrí en sus pechos. Desde ese día siempre que hay mantenimiento en su edificio me las arreglo para ser yo quien vaya a realizarlo. Así depaso realizo una visita a mi cliente preferida.

Tags: , ,

Videos relacionados:

Sitemap | Canalporno.xxx © 2016